LAS VITAMINAS PERDIDAS: VITAMINA D y K

En: Nutrición y Salud El Visitas: 148

Cómo bien sabéis, las vitaminas desempeñan multitud de funciones esenciales para el mantenimiento de un adecuado estado de salud. Algunas de ellas intervienen simultáneamente en el rendimiento deportivo, lo que se traduce en una mejor respuesta en el entrenamiento/competición.
Hoy centraremos la atención en las vitaminas D y K. Hay mucha gente que tomas estas vitaminas como suplemento, os contamos por qué comprar vitamina D3, qué cantidad tomar, sus beneficios en tu rendimiento.

La vitamina D es una sustancia liposoluble (soluble en grasas) que accede al torrente sanguíneo y requiere de diferentes procesos de hidroxilación, tanto en hígado como en riñón, para transformarse en su forma biológicamente activa: calcitriol o 1, 25-dihidroxivitamina D. Presenta dos isoformas, vitamina D2 (ergo-calciferol) y vitamina D3 (colecalciferol), siendo ésta última más efectiva y la más empleada como suplemento, dada su mayor biodisponibilidad. Una vez activa, esta vitamina adopta una función hormonal, regulando diferentes procesos fisiológicos (metabolismo del calcio, presión arterial, secreción de insulina, etc).

Fuentes principales de vitamina D


Es un micronutriente que se puede sintetizar de forma endógena mediante la exposición solar o bien obtener a través de diferentes fuentes dietéticas (pescados azules, yema de huevo, lácteos enteros y algunos hongos). Sin embargo, ni las cantidades contenidas en los alimentos ni el tiempo de exposición al sol suelen ser suficientes para satisfacer las necesidades de vitamina D, lo que ha derivado en altísimas tasas de déficit vitamínico a nivel global (hipovitaminosis). Hasta un 88% de la población mundial posee niveles de vitamina D inferiores a los recomendables. Cifras que pueden considerarse verdaderamente alarmantes, ya que existen numerosas documentaciones científicas que relacionan bajos niveles de vitamina D con trastornos del metabolismo óseo y mineral, enfermedades cardiovasculares, depresión y mayor riesgo de cáncer. Paralelamente señalan una posible afectación del rendimiento deportivo como consecuencia de la aparición de efectos catabólicos del tejido muscular y mayores síntomas de debilidad muscular. 

Efectos de la vitamina D3 a nivel muscular.

Aumento de fuerza y potencia del músculo-esquelético 

Distintos investigadores sostienen que dicho efecto podría producirse a través de la sensibilización de los sitios de unión al calcio del retículo sarcoplásmico, generando un aumento en los ciclos de formación de puentes cruzados y contracción muscular.

Reparación del tejido muscular

Aumenta la diferenciación y proliferación miogénica, incrementando con ello las proteínas de la matriz celular, lo que resulta crucial para la reparación del tejido dañado durante el entrenamiento y la consiguiente reducción del tiempo de recuperación.

Dosis diaria óptima.

Tanto para el mantenimiento de la salud como para optimizar el rendimiento deportivo, es necesario asegurar unos niveles séricos de entre 75 y 100 nmol/L, así como el consumo de cantidades adecuadas de otros nutrientes esenciales, entre los que se incluye la vitamina K. Por eso es necesario comprar suplementos de vitamina D3.

Importancia de la vitamina K


La vitamina K trabaja de manera sinérgica con la vitamina D en la regulación, activación y distribución de la masa ósea. Cuando los niveles de vitamina K son inadecuados, se produce un aumento potencial en la liberación de calcio del hueso, depositándose éste en los tejidos blandos (calcificación arterial). La vitamina K2 -presente en una gran variedad de peces, vísceras, carne, productos lácteos, queso fermentado y soja fermentada- es esencial en la prevención de la calcificación de tejidos blandos, ya que es muy efectiva a la hora de mitigar la formación de osteoclastos y los posibles efectos negativos para la salud derivados de dosis excesivas de vitamina D.

TODOS LOS SUPLEMENTOS DE VITAMINA D3 Y K2 EN FITNESS ZONE

VITAMINA D3

VITAMINA D3 250 CAPS