ENVÍO GRATIS EN COMPRAS SUPERIORES A 20€

Carrito

0

Tu carrito está vacío

Ir a la tienda

Consejos para una buena recuperación y una óptima hidratación

0 comentarios
Consejos para una buena recuperación y una óptima hidratación

Es muy importante saber que durante un entrenamiento estamos cansando sistemáticamente el cuerpo. Cuando entrenas, fuerzas los huesos, ligamentos, músculos y tendones, y agotas las reservas de energía.

El cuerpo necesita energía para recuperarse, así que vuelve a llenar tus reservas cuando hayas terminado de entrenar. Una buena combinación de carbohidratos complejos (como los productos integrales, por ejemplo) y de proteína estimula el proceso de regeneración. La combinación de macronutrientes ayuda a desarrollar músculo y a mantener un nivel estable de insulina. Busca consumir de 20 a 40 gramos (0.25-0.40 g/kg de masa corporal) de proteína  y 1,2-1,4 g/kg de masa corporal) de carbohidratos después de hacer ejercicio.

Concéntrese en fuentes proteicas de alta calidad que contengan todos los aminoácidos esenciales. Algunas de las mejores fuentes de proteínas completas son leche, huevos, proteína de soja y carne. Respecto a las fuentes de carbohidrato podrían recuperarse con arroz, pasta, verdura (en grandes cantidades) e incluso legumbres.

Por otro lado, mantenerse bien hidratado en el entorno de la actividad física es uno de los pilares fundamentales para el buen rendimiento del deportista.

El agua es el componente más abundante del organismo humano, esencial para la vida. Es un nutriente acalórico (no aporta calorías) necesario para que el organismo se mantenga correctamente estructurado y en perfecto funcionamiento. La pérdida de tan solo un 10% del agua corporal supone un grave riesgo para la salud.

La cantidad total de agua del organismo se mantiene dentro de unos límites muy estrechos debido a un perfecto equilibrio entre el volumen de líquido ingerido y el excretado.

El agua se obtiene de las bebidas, los alimentos y el agua producida por el metabolismo general del cuerpo. Toda esta cantidad de agua debe cubrir las pérdidas diarias de la misma a través de la orina, heces, sudor y vapor de agua eliminado a través de los pulmones durante la respiración.

A continuación, se indican 10 CONSEJOS para una correcta hidratación:

1) Dieta equilibrada y variada.

2) Ingiere alrededor de 500 ml la hora previa a la actividad física.

3) Bebe, aunque no aparezca la sensación de sed desde el inicio de la actividad física a razón de 100-200 ml cada 15-20 minutos.

4) Una vez finalizada la actividad repón la pérdida de líquido. Para ello, durante las 6 horas posteriores, introduce con la ingesta de líquidos 1,5 veces el peso perdido durante el ejercicio.

5) Vigila el color de la orina, tonalidades oscuras pueden ser indicativo de deshidratación.

6) Mantén el líquido a una temperatura entre 15-22º C. Sobre todo, si se realizan actividades físicas al aire libre donde la temperatura puede ser elevada.

7) Evita las principales horas de calor para practicar deporte al aire libre.

8) Evita las bebidas con graduación alcohólica, favorecen la deshidratación.

9) Introduce bebidas técnicas específicas para la correcta rehidratación que aporten sales minerales y carbohidratos en su composición si la actividad supera los 60 minutos.

10) Si la actividad no supera los 60 minutos o se hace un aporte de carbohidratos por otra vía introduce cápsulas de sales minerales en tus entrenamientos/competición. E-LITE SALTS  es un complemento alimenticio a base de magnesio, potasio, sodio, calcio y Vit b5 y D, ofreciendo una alta cantidad de sales minerales en una sola cápsula.